Cuando Marcelo Salas conquistó Wembley

Rumbista: Camilo Martínez.

_


Hace 23 años, el Matador brillaba con luces propias en un recordado encuentro ante la selección de Inglaterra en la catedral del fútbol mundial.


En la historia deportiva siempre se recuerdan los triunfos históricos, momentos que quedan grabados en la retina de cada hincha que vibra y siente con los colores de su equipo o su selección, así como está el 4 de julio del 2015, cuando se obtuvo la primera Copa América o porque no mencionar la gesta histórica de Atenas en el tenis un 21 y 22 de agosto del 2004, el triunfo que obtuvo la selección chilena en 1998 en Londres ante Inglaterra es una efeméride que cada 11 de febrero sale a relucir la jornada brillante de Marcelo Salas.


Para poner en contexto, este partido se dio como carácter amistoso previo al mundial de Francia 1998, donde ambas selecciones estaban clasificadas y tenían algo en común, Chile en la fase de grupos debía enfrentar a una fuerte poderosa selección europea como Italia y por su parte Inglaterra estaba en el mismo grupo que una selección sudamericana, Colombia.


En la previa, todas las miradas estaban puestas en un muchacho inglés de 18 años, que a esa temprana edad ya deslumbraba con sus gambetas y goles en la Premier League defendiendo la camiseta del Liverpool, nos referimos a Michael Owen.
Pero lo que pasó dentro de la cancha fue otra historia, Marcelo Salas venía de una gran temporada en River Plate, consagrándose en la banda sangre y siendo el goleador en la obtención de la Supercopa ante Sao Paulo, su traspaso al fútbol europeo era cosa de tiempo y a pesar de estar en la órbita del Manchester United, fue finalmente la Lazio quien se hizo de la carta del chileno, un día después de este recordado partido.


El primer gol, muchos lo recuerdan por la asistencia y por la definición, un pase preciso y precioso de José Luis Sierra de 40 metros que encontró en Salas, habilidad y talento puro para definir, control y voleo de zurda para dejar sin opciones a Antony Martyn a los 45 minutos de la primera mitad.

_


El segundo gol, tuvo como protagonista a Sol Campbell, el espigado zaguero británico quedo mareado de tantas vueltas y enganches del matador, que tuvo que cometerle un foul en el área para que se decretara penal, y con la frialdad de un delantero Marcelo Salas no se puso nervioso y puso el 2-0 definitivo.
Un triunfo que además fue el último partido en el viejo estadio de Wembley, ya que, meses después este sería remodelado.
Una jornada que ilusionó a muchos chilenos y que en todos los noticieros de cada año es ley ver esos goles, una jornada que también tuvo su repercusión a nivel musical, pues precisamente esa noche el grupo irlandés U2 tocó en el Estadio Nacional y al subir al escenario lo hicieron portando la camiseta de la selección nacional.

_


Para las estadísticas quedó lo siguiente:


Estadio: Wembley, Londres
Árbitro: Ryszard Wójcik (Polonia)


Inglaterra (0): Antony Martyn; Gary Neville, Sol Campbell, Tony Adams; Robert Lee, David Batty (63’ Paul Ince), Nicholas Butt, Philip Neville (45’ Graeme Le Saux), Teddy Sheringham (63’ Alan Shearer); Michael Owen y Dion Dublin. DT: Glenn Hoddle.


Chile (2): Nelson Tapia; Ronald Fuentes, Pedro Reyes, Javier Margas; Moisés Villarroel, Clarence Acuña, Nelson Parraguez, Francisco Rojas, José Luis Sierra (87’ Rodrigo Valenzuela); Rodrigo Barrera (77’ Juan Carreño) y Marcelo Salas. DT: Nelson Acosta.


Goles: 45’ Marcelo Salas (CHI) 0-1, 79’ Marcelo Salas –penal- (CHI) 0-2
Amonestados: Paul Ince (ING); Marcelo Salas (CHI).

_

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *